Posturología

Ante cualquier dolor o disfunción sufridos por el cuerpo, éste se adapta a ellos para poder seguir erguido y en movimiento. Esta adaptación se hace de un modo totalmente inconsciente y con la ayuda del sistema nervioso central (gracias a la información que éste recoge a través de los diferentes captores: ojo, pie, oído, boca, piel y raquis).

La posturología se encarga de buscar la puerta de entrada del problema a través de diferentes pruebas y test. Una vez localizada, se realizarán unas plantillas posturales cuya finalidad será intentar mejorar todo el circuito y reprogramarlo de nuevo. La terapia se complementa con el tratamiento del captor “perturbador”, ya sea con osteopatía, con reeducación postural o con otras técnicas manuales.

Esta terapia es la indicada para personas que sufran vértigos, déficit de atención, dolor muscular crónico, dislexia, hiperactividad, problemas mandibulares,…

Galería de imagenes